Archivo de la etiqueta: Sueños

En esta nueva oportunidad…

*George Blanco

Hace cuatro años, recuerdo haber estado en un lugar vacio frente a un televisor viendo como un tipo sacaba un papelito y adivinaba a donde iba a ir la pelota. Era testigo, sin quererlo, del llanto desconsolado de hombres que lo habían dejado todo y no lo había logrado. Me vi con sentimientos encontrados y tratando de calificar lo incalificable, buscando excusas por doquier y preguntandome, ¿Que habíamos hecho mal? ¿Que hubiese pasado si…? Y si, odio quedarme con las dudas y mas con las ganas. La impotencia dominaba la escena y mis lagrimas de tristeza asomaban una vez mas, como lo habían hecho en ocasiones anteriores. Pero sabía que había revancha, porque siempre la hay, y casi que lo tome como personal. Claro, no sabía como iba a estar cuatro años después y mucho menos en que circunstancias. Le otorgue la posta a la vida y que ella me sorprendiera.

Siempre que se quiera y que se intente hay un nuevo día. En ese proceso constante de lucha que tampoco le escapa al fútbol y a sus actores, también me sentí parte y de algún modo lo trasladé a mi vida. En ese desafío que tiene a la pasión como sponsor, varios nos queremos sumar a esa lucha, que sin darnos cuenta la tenemos mas cerca de lo que pensamos. Cuando veo a Carlitos comerse la cancha o putear cuando Diego lo saca, me termina de cerrar.

Y al principio soy solo un espectador, pero me fijo en mi interior y caigo en que emprender ese viaje, es sin duda el motivo de mi existencia. Es algo propio. Es ese partido y después la gloria. Es el sentido de la superación, que hablando con mi querido Maximo, se hace mas latente. Y el me habla de historias viejas y repetidas con protagonicos que no fueron suficientes y con otros que sí, y me habla de aulas vacías (puede haber sido aquella donde Tevez aprendió que la señorita no le enseñaba lo que el necesitaba para vivir), de éxitos, fracasos y de motivos de encuentro. De encontrarme a mi mismo, a aquello que me mueve y que me insta a dar el siguiente paso. Y terminamos nuestra charla y me pongo a ver videos de Carlitos: en Fuerte Apache, con sus amigos, con Piola Vago y La Mona, en Manchester, Brazilia y en su casa, nuestro hogar: La Boca. Cuando pienso en que ese chico salvo su vida gracias a un objetivo de vida, aparecen otra vez las fotos del partido de ayer.

Y veo el abrazo con Diego, el bombazo en el tercero y como se besa el escudo. Y otra vez, la lección se refresca en mi mente y me quiero ir a dormir con ese ideal. Porque claro, a la sonrisa la tengo desde las 17:30 hs. En ese conjunto de cosas es donde asoma la revancha, a pesar de ser una palabra fuerte. Y el sábado frente a Alemania también voy a sentirlo propio, como ellos, como muchos.

Antes de intentar cerrar los ojos, Maximo me habla y me recuerda que debo empezar ya, cuanto antes. Y la revancha se olvida o en todo caso se transforma en una nueva oportunidad. Y  de repente me veo junto a ella en Ciudad del Cabo, es otra de las tantas sensaciones que me asaltan por sorpresa. Pero el sueño es vivo, nos miramos, nos abrazamos y no nos salen las palabras. No se si así lo habiamos imaginado pero ahí estamos, en esa nueva oportunidad que parece ser eterna. No quiero saber el resto, quiero vivirlo.

Y salen los muchachos, los once leones a la cancha, entre Vuvuzelas y aguante. Carlitos encara con el corazón, Lionel se la lleva mientras el mundo lo admira, Masche las pelea a todas hasta el final y Pipita baja del cielo para hacer su trabajo, y si el no puede (los angeles a veces tambien fallán) en el banco tenemos a un Santo que se hace llamar “San Palermo“, el de los milagros y las proezas. Mientras, D10S se aferra a sus poderes. Nosotros nos miramos… Total, el destino ya esta escrito.


1 comentario

Archivado bajo Cronicas, Historias, Poesia, Sudáfrica 2010, Sueños

Sensaciones: Sudáfrica en marcha

*George Blanco (@georgeblanco)

Me toco empezar a ver la fiesta inaugural de Sudáfrica 2010 desde un bar mientras con Maximo Tell degustabamos unas buenas empanadas.

Antes que nada, una vez mas me sorprendió la pureza con la que actuaban los sudafricanos ante tanta cámara. Una sorpresa que ya no debería serlo teniendo en cuenta los últimos días, en los que el asombro por lo que comienza mañana se dejaba ver en todos los rincones del país. Los antecedentes son inobjetables, y es que Sudáfrica es un país golpeado. Golpeado por la pobreza, pero mas azotado por el mal mas grande que jamás haya conocido la humanidad: la discriminación. Ver esos rostros bañados de felicidad en su estado mas honesto, no tiene precio. Los miles de millones que destino el gobierno africano para organizar esta copa del mundo no solucionaran ninguno de estos estigmas mencionados anteriormente, pero servirán para enfrentar esta nueva etapa de la humanidad en la que los seres humanos estamos cada vez mas cerca de entender que somos todos iguales. Serán el antes y después de la historia entre deporte y sociedad, que tuvo su acercamiento mas reciente precisamente en este pais y con uno de los líderes que cambio el curso de la historia del mundo, Nelson Mandela.

En aquel histórico partido de rugby en el Ellis Park de Johannesburgo (donde debuta la selección de Diego), cuando corría el año 1995, Mandela les habló a los sudafricanos y el corazón predominó por sobre la segregación. Incluso antes, desde aquella cárcel del odio en la que injustamente le toco estar, Mandela pensó en una ideal lleno de amor y aceptación, libre de prejuicios y en libertad, aquello que justamente a el le faltaba. Con nada hizo todo y mucho mas y se convirtió en una leyenda viviente, que interpreto con éxito Morgan Freeman en Invictus. Aquella famosa frase de ese día glorioso para el mundo; “El deporte tiene el poder de unir y motivar a los pueblos” parece estar hecha a la perfección para este nuevo partido.  Hoy, 15 años después de aquella final  el proceso continúa, pero estamos un paso mas cerca.

Sudáfrica 2010 es un triunfo en todo sentido. Es la comunión de aquellos que lucharon por una nación y lograron hacerla. Hasta me arriesgó a decir que este mundial es un acto de fe muy grande de todos y quienes hacen el fútbol, aún con sus cuestiones dudosas. Prefiero creerlo así porque tengo esperanzas. Y no estoy hablando solo de FIFA, sino de todos los que amamos el deporte. Por fin pudimos demostrarnos que todos somos parte de lo mismo, y que las barreras ya no son lo que eran. El desafío, construir a partir de esto una sociedad mas justa en todos los aspectos.

A las palabras oficiales de Joseph Blatter inaugurando el mundial, le siguió la fiesta. Disfruté del color de la gente y de algunos de los artistas que pasaron por el escenario del estadio de los Orlando Pirates, aunque me hubiese gustado mas diversidad en cuanto a los numeros musicales. Black Eyed Peas no me dejó nada que no sepa, por el contrario puso mas en duda mi consideración hacia las actuaciones en vivo de Fergie & Cia.

¡Cuanto disfruto de Alicia Keys! Ademas de que su imagen es limpia y descontracturada, se nota una cierta madurez musical que asombra. Lo que hace es realmente emocionante y me remite a las grandes figuras del R&B y el Soul, que seguramente daban vueltas por Soweto festejando el triunfo de los pueblos y cantando esas estrofas de redención.

De Juanes no tengo mucho para decir, solo que lo que me produce es aburrimiento y nada mas, aunque su presentación fue correcta. Sepan disculpar tanta subjetividad en estas lineas. K’naan interpretó Waving Flag, la canción del mundial, a estas alturas muy masiva y con buena recepción el la gente. Debo decir que me emocione,y hasta pensé que era cosa del destino, que quizás tenia guardado un lugar en mi memoria para este tema…en fin, es temprano para hacer conjeturas. Solo digo que me paso algo diferente.

Todos esperaban a la que apareció alrededor de las 5 de la tarde hora argentina: Shakira y su Waka Waka, una obra sin mucha pre-produccion pero entretenida y con el color suficiente para explotar el lado mas marketinero de este mundial. La colombiana, vestida para la ocasión por Roberto Cavalli, desplegó su movimiento de caderas en su tercera aparición en mundiales (otra que aburre), despues de cantar en el inicio y final del mundial de Alemania. El baile de las muchas sudafricanas que la acompañaron le aportaron un toque de frescura que dio por sentado que (y en esto le doy la derecha) Shakira une culturas y se amolda a la perfección a donde le toque actuar. Además le sumo un hit como Hips don’t Lie, boom en Alemania 2006, como para ratificar porque esta ahí.

El final fue con el Nobel de la Paz, Desmond Tutu, que hizo vibrar a las 40 mil personas presentes con un “Este Mundial lo dedicamos a todos los hombres que hicieron posible este país. ¡Viva Mandela!. Clarito, Sudáfrica es mas que nunca el mundial de ese país y de todos, quienes mañana a partir de las 9 de la mañana veremos como la historia del deporte vuelve a ser parte del progreso de la humanidad.

  • Fotos: AP

Deja un comentario

Archivado bajo Deporte, Derechos Humanos, Especiales, Historias, Musica y vida, Sociedad, Sudáfrica 2010, Sueños

500 días y lo que sentí en una noche

*George Blanco (@georgeblanco)

Si venis de una semana de mierda en cuanto a lo sentimental, si te tomas un whiskey mientras sos vos y cuatro paredes que te miran, y a eso le agregas una película con aires a comedia que habla del amor, sus mitos y el miedo a la soledad (nada cómico) el resultado puede ser: A) Peligroso B) Impulsivo C) Emocionante

Zooey Deschanel, a priori es hermosa. Pero la chica indie que a todos nos gustaría conocer, tiene ese factor desconocido que hace que si tenemos que trasladarla a esa persona que te dejo, encarna perfectamente. Nos hace mal, pero nos gusta. Odie a Summer y me solidarize con Tom, pero al mismo tiempo me mantuve en vilo hasta el final, rogando porque esa pareja prosperara, aunque sabía la verdad…

Y si el lo lograba casi que me levantaba de la cama a aplaudirlo. Pero cuando era rechazado una y otra vez, sentía esa extraña sensación de mirarla a ella con ira por un lado pero entendiendola por el otro. Anoche, también termine de comprender que el amor no es aquello que nos enseñaron de chiquitos. Ni eso que rezaba en la iglesia los domingos. O cuando Papa y Mama se decían “Te Amo”. Sentí que el amor va mas allá de todo, es una condición y no una etiqueta, sea cuales fueren sus reglas. En todo caso, reivindique mi teoría de que en mi mundo, el amor es todo lo que no se dice pero puede verse. Sí mis amigos, las palabras (incluso estas) están de mas.

El momento de regocijo entre tanto llanto (ok lo dije) ocurrió cuando me di cuenta de porque todos estos años nunca regale una tarjeta de amor y siempre preferí escribir cartas, en hojas de cuaderno oficio, con mi letra. Y si ahí le decía Te Amo, al menos tenía un sello propio. Ahí podía acercarme mas a eso que en el párrafo anterior les hable. Era diferente.

Los diálogos y las respuestas, todo parecía haberme ocurrido en algún momento. ¡Hasta la fuerte presencia de la música en sus vidas se asemejaba a la mía! En muchos casos no lo había podido superar y habían dejado vestigios en ciertas decisiones. Pero no tuve en cuenta de que esas marcas me habían hecho crecer, y que eso que no había podido superar no era mas que anecdótico. Solo que, como Tom, a veces me gusta estar preso de ello.

Creí en que iba a ser una película mas. Una buena historia pero sin ningún efecto a corto plazo. Cuanto me equivoque. Al final, me fui a dormir pensando. Ayer me lo había manifestado, como tantos días: quería reveer ciertas cosas que no tenían nombre propio. Y en “500 Days of Summer” lo encontraron.

Al despertarme esta mañana, pensé en escribir una critica bien técnica sobre las grandes actuaciones de Zooey Deschanel y Joseph Gordon-Levitt, la buena obra del director Marc Webb, la fotografía, la música y la historia propiamente dicha. ¿Y si en cambio me animaba a hablar de lo que sentí cuando vi como transcurrían esos días entre Tom y Summer, dejando atrás todo tipo de objetividad? Me decidí por lo segundo.

Mientras escucho un disco de Pete Doherty bajo el sol, les dejo estas palabras y la esperanza de que el destino nos encuentre.


7 comentarios

Archivado bajo Cine, Historias, Sueños

Uno que la consiguió, los otros que la buscan…

Rafa Nadal volvió a ser el Rey absoluto de París. Sin entregar un solo set, le ganó 64 62 64 a Soderling y se consagró pentacampeón de Roland Garros. Además, volvió al numero uno del ranking de la ATP

El mejor jugador del mundo de estos momentos, Lionel Messi encara en la practica a puertas abiertas, esta tarde en Pretoria. Detrás, quien lo observa es su DT y mejor jugador de todos los tiempos, Diego Armando Maradona. A seís días de que arranque el sueño argentino en Sudáfrica.

Imágenes: Ole y Cancha llena

2 comentarios

Archivado bajo Deporte, Domingo en imágenes, Sudáfrica 2010, Sueños

La estructura de los sueños

*Escrito por Victoria Hertel, el 2 de abril de 2010

Una noche, antes de dormir, una voz de otro mundo me sopló esto, y yo sólo ordené las letras. Me permití delirarme como nunca, en realidad. Ahí va:

Polvo de estrellas, alas batir… ¿De qué se compone ese mundo inasible, y tantas veces febril?
Oh, el mundo en sueños, los sueños en su mundo… Reminiscencia de vientre materno, mágico elixir, sabia ardiente que va nutriendo al ser en su eterno devenir.
Polvo de estrellas, divino existir. ¿Dónde será que habitan las almas al tiempo de dormir? Oh, material onírico regido por supralógica, esa lógica de luz y oscuridad que despega los pies de la tierra, que tiene alas y no amedrenta ni aquí ni allá ninguna frontera.
La estructura de los sueños tiene todas las propiedades de la luz y el color, los valores también, y por qué no el sabor. Dulce y rosado, blanco brillante y azules apagados. Carmín, por qué no, carmín y dorado. Todos, dulces mezclados al salado, algunos con una pizca de pedagógico amargo.
Ahhh… la estructura de los sueños. ¿En qué sublime matriz se ha tejido tan sublime entramado? El sueño también es la matriz del hoy, del futuro y del pasado. En él nos desplazamos, nos movemos, jugueteamos. Vamos y venimos, jugando nuestros juegos humanos. Dormimos, y soñamos. Despertamos, y seguimos soñando, hipnotizados.
¿De qué noble material está entrelazado tan noble entramado?
Polvo de estrellas, querer subir. Mentiras, verdades, voces y goces, roces y rencores, amores en alta voz y secretas pasiones; pasiones en alta voz y secretos amores.
Todo en sueños. Todo, en su mutabilidad, termina siendo eterno. ¿De qué se componen, entonces, los sueños? Material cósmico, éter y el viento. Aquél beso, melodías y algún desencuentro. ¿¿De qué se componían lo sueños??
Soledades encontradas, compañías olvidadas, la rosa, un libro y tu canción. Bálsamo es la caricia de una piel enamorada, bálsamo es el beso en la frente, el arrullo de tu Dios aunque seas negligente.
Polvo de estrellas… Ser y Sentir. Remontar alto vuelo a cielo abierto, nadar como nadan los peces en el vasto océano. Correr por las praderas, poder bailar. Escuchar el eco de tu propia voz enamorada en otra garganta, eso es una felicidad. Desafiar al sol de frente, cara a cara, al despertar.
Un chegusán de milanga, y por qué no un choripán. Intelectualidades de bruto, y un tímido “Maestro, aún no sé volar”. La mano amante de tu ángel guardián trayendo vida, cosechas de trigo, vino añejo y recién horneado pan.
La estructura de los sueños es, entre otras cosas, mucho amor para dar. De larva en mariposa poder trocar… La estructura de los sueños es algo imposible de comunicar. Una frase silente, hielo ardiente deslizándose por yo qué se cuáles superficies sensitivas del ser. Arrumaco de una tarde lluviosa de noviembre; rocosa saliente. La estructura de los sueños es algo, amigo, que yo no le puedo contar. Véalo usted mismo, mire de frente a su vida, y no diga nunca jamás.
Polvo de estrellas… ¡Alas al fin! ¿De qué se compone ese mundo inasible, ése, que me dio vida a mí?

Vick

8 comentarios

Archivado bajo Historias, Poesia, Sueños