Archivo de la etiqueta: Milly Bianchiman Sur

Si vas a soñar, soña en grande

*Milly Bianchiman Sur

Christopher Nolan a los 39 años y con menos de diez films en toda su trayectoria como guionista y director, se sitúa con El Origen (Inception) en la cima de su carrera pudiendo ser superado solo por el mismo. Cuando el cine esta pasando por una seria sequía de ideas, Nolan, tras pasar 10 años puliendo el proyecto, nos trajo un Blockbuster y una película de acción, thriller psicológico y de ciencia ficción inteligentísima. La película necesita del espectador mucha atención y una gran capacidad para entender lo que sucede en el momento, porque la estructura narrativa tiene varios niveles que se desenvuelven simultáneamente pero en distintos niveles de velocidad. Probablemente, sino se comprende lo anterior el espectador se va a perder, y el que no entienda o no piense mientras pasan los minutos, no le va a gustar. Pero esto es lo mas maravilloso que encontré en Inception, lo mucho y rápido que hay que pensar durante y después de verla, realmente es gratificante, ya que la creatividad es de lo que carece el cine de hoy en día.

Christoper Nolan

Con vergüenza admito que me pesaban los pies para ir a ver esta peli porque los rumores de su similitud con Matrix aplomaban mis expectativas, pero mi amiga y mi mejor compañera para el cine, Yael, pidió que la acompañara y solo ella y Dios saben que no me arrepiento. Cualquier cosa que pensaba que podía pasar en el film nada tenia que ver con los hechos. Pero mejor aun, con el pasar de los minutos el film se aseguraba el primer puesto en mi ranking personal, despachando al segundo puesto, la antecesora de Nolan, El caballero de la noche.

En la película el personaje de Leonardo DiCaprio, Dom Cobb es un  experto en la “extracción” de secretos entrando a los sueños de las victimas, donde el subconsciente se encuentra más expuesto; pero esta especie de espía que es tiene como precio su propia vida y la de su familia. A cambio de una liberación y la devolución de todo lo que ama, el empresario Saito (Ken Watanabe) le ofrece lo que seria su último trabajo, una Inserción, plantar una idea dentro de la victima generando otra realidad. Cobb reúne un grupo de expertos como su eterno ayudante y socio, Arthur (Joseph Gordon-Levitt) protagonista de una de las escenas que quedaran en la historia del cine por su ostentación y grandeza, Eames (Tom Hardy) quien se encarga de interpretar y forjar una identidad de forma física. El fantasma de la difunta esposa de DiCaprio, Mal, interpretada por Marion Cotillard no permite que este sea el arquitecto del ensueño, por lo que decide contar con la ayuda de Ariadne (Ellen Page) una estudiante quien se encargara de darle el aspecto visual al sueño y que puede llegar a superar al mismo Cobb. El plan es puesto en marcha pero el sueño corre peligro de desmoronarse porque no se contaba con que la victima estuviera preparada para cada movimiento del equipo.

La historia desde mi punto de vista es brillante, pero no revolucionaria ni nada que no hayamos visto antes, más bien es conjunto de estas predispuestas de modo perspicaz e ingenioso formando un laberinto del que solo se podrá salir si el film es reflexionado y descifrado. Nolan muestra una capacidad narrativa increíble, que puede resultar algo compleja para algunos, pero que permite entender como funciona el sueño dentro del sueño en la primera hora de película, dándose el lujo de recrear este universo como  algo muy  parecido a una película de acción, pero no a una de fantasía. Los diálogos son inteligentes, exactos y se permiten tener humor. La estructura de la película es nada calida, ni emocional pero si melancólica. Casi siempre el director construye personajes con dualidades que en el avance de sus historias descubren que sus realidades eran una ficción creadas en base al pasado. DiCaprio da gusto verlo en su agonía por culpa del fantasma de Marion Cotillard, encantadora como siempre y perfectamente a la altura del protagonista. Joseph Gordon-Levitt es el protagonista de lo físico y de los diálogos más ingeniosos con Tom Hardy, Ellen Page mejor imposible, porque directamente el guión no se lo permite, y un clásico, simpático y breve Michael Cane que interpreta a Miles.

No da explicación de cómo funciona esta inserción en los sueños, pero si de los caminos ha utilizar para lograr la misión que son tan complejos como el ensueño mismo y las reglas del juego, expuestos por los mejores efectos que he visto en este ultimo tiempo, y que son demandados por la historia con una muy buena justificación, y si así no fuese, no importaría porque todo resulta de un reflejo de ideas construidas para el sueño. Las ciudades y edificios  son un placer admirar, al igual que las tomas con planos sumamente majestuosos llenos de luz para no omitir detalles pero sin dejar de ser sombrío. La banda sonora no es algo menor, Hans Zimmer ha creado su mejor pieza según los críticos, porque al parecer con la película El caballero de la noche encontró la formula para despertar los sentidos hasta erizar la piel y hacerte saltar de la butaca en mas de una ocasión si te encuentra desprevenido.

Como le dice el personaje de Eames a Arthur: “No debes tener miedo a soñar con algo mas grande” y con El Origen, Christopher Nolan nos demuestra que si el va a soñar, va a soñar en grande, y nosotros estaremos expectantes de disfrutar de sus sueños.

*Dedicado a Yael Rodríguez y Matias Sur


2 comentarios

Archivado bajo Cartelera, Cine, Periodísmo

Alicia en el país de Burton

*Por Milly Bianchiman Sur

Si hace 4 o 5 años atrás hubiese reflexionado de sobre quien debería hacer una adaptación de Alicia en el país de las maravillas, sin dudarlo, diría que el indicado es el extravagante Tim Burton. Siempre que se necesite de una estrafalaria, maniática y singular originalidad, vamos a requerir de el. Por esto es que la dupla Disney y Burton vuelven a unirse, después de muchos años, para traer al mundo de carne y hueso los fantásticos y singulares libros de Lewis Carrol: Alicia en el país de las maravillas, A través del espejo y lo que Alicia encontro allí. A esta formula no podía faltarle su vertiginoso amigo, Johnny Depp como El Sombrerero Loco y su inigualable esposa Helena Bonham-Carter representando a una exquisita y desquiciada Reina Roja.

Burton lleva a una Alicia de 19 años, de regreso al mundo mágico soñado donde se adentró siendo una niña para reunirse con sus antiguos amigos: el Conejo Blanco, Tweedledee y Tweedledum, la Oruga, el gato de Cheshire, y por supuesto, el Sombrerero Loco. Se puede interpretar este nuevo viaje como una escapatoria de la realidad que le esta tocando vivir. Su matrimonio ha sido arreglado a escondidas por una conveniencia de status social y económico; Y el olvido de sus visitas anteriores a Underland, como la pérdida de la inocencia característica la niñez. Alicia se mueve en la historia consciente de que todo es un sueño, y Tim Burton lo transforma en una pesadilla muy pintoresca, tiñéndola de los colores mas hermosos y necesarios para darle el toque justo de oscuridad. Pero a pedido de Disney, ya que la película va dirigida a todo tipo de publico, el director fue limitado a crear imágenes aceptables, por ende un tanto carecientes de sus marcas personales.

El fuerte de esta nueva estrella del cine es el desfile de  preciosas criaturas y otras no tanto, y el impresionante paisaje, diseñado por Robert Stromberg quien también trabajara en Avatar, debutando (ojala nuestros primeros trabajos fueran así) en ambas como Director Artisco. Visualmente el filme es una fiesta, rescatando el oscuro estilo Burtoniano pero distinguido ahora por la rebeldía del color en una dirección de arte realmente preciosista. En este contexto, la realización brillantemente hace justicia a las creaciones de Lewis Carroll, autor del cuento original. Un maquillaje pintoresco digno de ser apreciado y nombrado. Una banda de sonido digna de alguien como Danny Elfman, nominado cuatro veces al Oscar, creador de bandas de películas como Men in Black, Big Fish, Chicago, Spider Man y el compositor de el tema principal de Los Simpsons.

Con respecto a las actuaciones, Johnny Depp vuelve a maravillar mostrándonos un Sombrerero completamente desquiciado pero con toneladas de carisma, un personaje demasiado atormentado para mi gusto y traumatizado, pero a la vez arriesgado y apasionado. Solo el versátil de Deep puede forjar estos tipos de personajes sin ser reiterativo y hacer de lo atípico algo deslumbrante y fantástico. Helena Bonham-Carter interpretando a la Reina Roja es la que mas me gusta, porque su mezcla de maldad con lo cómico le queda como anillo al dedo. Anne Hathaway como la Reina Blanca en una interpretación algo extraña que no aporta al film mas que la bondad necesaria que requiera la historia. Y finalmente Mia Wasikowska haciendo de Alicia un personaje que interpreta mas emociones que lo las anteriores versiones nos han mostrado, que toma riendas de su propia historia y no deja que le digan lo que tiene que hacer.

La trama me resulta algo desanimada para todo lo que podría ocurrir en Underland. Es claro que uso como estructura para la historia el poema del Jabberwocky, pero la mezcla que hizo de características de las distintas historias de Alicia y de sus personajes como la Reina Roja (que es una mezcla de esta y la Reina de Corazones faltante en la historia narrada) hace que el espectador se confunda. En cuanto a gustos personales, quería que las flores tuvieran algo más de protagonismo, que hubiese una fiesta de Feliz No Cumpleaños con un Sombrerero más alegre y una liebre menos fea, y que el conejo fuera más maniático, y obsesionado con que se le hace tarde. Quizás si Burton hubiese filmado una historia mas leal a los libros en vez de una mezcla de ambas historias en un marco algo parecido a lo que Carrol hubiese escrito, carecería de ese “algo faltante” que todos presentimos… de ese algo que le cita el Sombrerero Loco a Alicia como muchosidad.

Milly Bianchiman Sur

Deja un comentario

Archivado bajo Cine