Sudáfrica, el fútbol, lo inexplicable…

*Por George Blanco (@georgeblanco)

Si digo que el futbol es una pasión, que me hace llorar y putear al mismo tiempo, que me genera cosas inexplicables y demás, no estoy diciendo nada nuevo para quienes viven lo mismo. Y nada interesante para quienes no les despierta nada. Pero si trato de justificar lo injustificable en medio de un arrebato de razón, al menos le estaré dando un sentido mas profundo a este post.

El fútbol es mi viejo, mis hermanos, es mi casa, es mi cuna. Son los domingos frente a la TV o la radio, o aquellos inolvidables en la cancha. Aun mas, es el lenguaje con que aprendimos a ser hermanos de tardes compartidas, es la belleza de esa coca bien helada después del picado. Es un atardecer en silencio que otorga la maravillosa sensación de querer morir en ese lugar, bajo ese cielo que despierta tantos sentimientos encontrados. Es la magia de un abrazo que une distancias a través de algo que ni tiene mucho sustento, al menos en esta vida: los colores.


Se acaban las discusiones, el hogar ahora abandona el frío de sus paredes para llenarse de calor y de pronto mama deja de hacer la comida para presenciar como un par de pelotudos lloran y gritan por 11 locos que corren en un rectángulo detrás de un circulo hecho de cuero sintético y que tiene impreso el logo de una marca que mueve millones de dólares y es la dueña absoluta de eso que llamamos fútbol. Nosotros la vemos pero de pronto ya no es de cuero. Parece que esta hecha de papel. Hojas que cargan sentimientos: charlas en la esquina, en la mesa con la familia, en la concentración del club de barrio, en las pruebas del nene para llegar a primera… También se alimentan de amores, de amistades, de ella y de el, de recuerdos y de sueños.

Un mundial es todo eso pero en la mayoría de los casos con el agregado de un montón de gente que no entiende que hacen esos 11 pibes, pero que se unen bajo la bandera de un pais. El mundial es el show que todos queremos y estamos dispuestos a ver. Es el marketing, las apuestas y tantas cosas que escapan al deportes en si, es cierto. No lo puedo justificar, o en todo caso puedo decir que yo miro a esa pelota correr y eso que me genera no me deja ver nada mas. No quiero ver, no quiero tener conciencia, quiero vivir esa pasión y lo “injustificable” que trae consigo.

Y hablo en particular de Sudafrica 2010 como el mundial que mas expectativas me ha despertado, siendo que soy mas hincha de mi club (Boca Juniors) que de la Selección. Aún así, recuerdo el gol de Bergkamp en el ’98 y mi memoria me traslada al fondo de casa, en un escondite que había preparado por si las dudas, con la pintura corrida de mi cara por las lagrimas. O en 2002, cuando increíblemente paso lo peor que podía pasar. Sí ese también fue un día triste, de desconsuelo. Pero como en la vida, me enseño a seguir esperando, a seguir ilusionandome. Y hoy es una nueva oportunidad.

Intento imaginar el 12 de junio y no puedo dormir. Lloro como boludo cada vez que veo una publicidad y no paro de hablar de otra cosa, en el café, en la facultad y en el trabajo o con mis amigos. Será Diego y su eterna gloria como jugador que nunca se manchara, esa leyenda que desde hace una semana esta en Sudafrica alimentando el mito de su equipo… Seran los muchachos que nos van a representar, será el momento de mi vida y las ganas que tengo de gritar ese campeonato del mundo, quizás. Y si no es, no se preocupen, esto quedara guardado bajo llaves, como un ejemplo mas de lo inexplicable.

Hoy, 1 de junio faltan 9 días y media hora menos para Sudafrica 2010

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Deporte, Historias, Sudáfrica 2010

Una respuesta a “Sudáfrica, el fútbol, lo inexplicable…

  1. Alejandra Cardozo

    George, la emoción, la pasión y el olor a familia de tu post me hicieron escribirte. Yo estuve durante muchos años en “ese montón de gente que no sabe que hacen esos 11 pibes, pero que se unen bajo la bandera de un país”.Sin embargo, por esta adorada profesión, que es el periodismo, tuve la oportunidad de convocar y conducir durante casi tres años un programa radial, junto a Mario Mazzone, incluido el mundial 2006. Aprendí de ese ser maravilloso “la magia de hacer radio”, entre otras cosas. Pero hay una que me traspasó, seguramente porque hasta ese momento no existía en mí, y fue el amor a la pelota. Algo de es sentimiento me trajiste a la memoria con tu artículo. Gracias!!! (twitter: Ale_Cardozo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s