Todo es un regalo del universo

La vida es dura, la vida es dolorosa, la vida es rica. Me pareció haber visto semejante crudeza puesta en 107 minutos, pero no. Son solo sensaciones. Como las muchas que me toco experimentar esta tarde de desgano y bajon atemporal. No venia bien, mi tarde. Pero la pantalla me mostró a Preciosa. La vida, afuera, no puede estar tan mal. Me repetí una y otra vez.

¿Cuanto se puede decir de esta obra? Puedo decir que odio a Mary (Mo’Nique), que es una hija de puta y que realmente le deseo lo peor. Puedo decir que Mary me conmovió hasta lo mas profundo, y que experimente un sentimiento de compasión, mezclados con los oscuros vestigios del dolor de una persona que ama con locura, al punto de perder la razon. Mo’Nique escupe fuego. Intimida, da miedo, sus maneras son impactantes, por mas de que digan que sobre actual. (Es la representación justa y real). Es ella junto a Mariah Carey (Mrs. Weiss) y Gabourey Sidibe (Precious) hacen una de las escenas mas impresionantes que vi en mi vida. Por simple y desgarradora, con la cámara como testigo de sus miradas, de sus manos, de sus lagrimas. El Harlem de 1987 no habrá sido fácil de vivir, y mucho menos de contar. La novela Push resulta la excusa perfecta para encarar un tema candente y para muchos de los norteamericanos todavía sin superar. Una fotografía exquisita, con la música justa hacen que por un momento sientas una pequeña parte de ese mundo cerca tuyo. El film transita por lugares difíciles, complicados. Es ese camino sinuoso el que resulta bello por si solo e incomodo por elección de Lee Daniels, el fantástico director que llevo al cine la obra. Daniels saca de Mo’Nique todo su talento y mas e insinua en Lenny Kravitz y Mariah Carey que los músicos también pueden actuar (bien) y viceversa. Gabourey Sidibe da una leccion de vida con su Preciosa y ratifica que es parte del futuro de Hollywood, mal que le pese a Vanity Fair.

Todo es un regalo del universo. Cuantas veces lo oímos, en pequeñas cosas, cuantas veces lo respiramos… Pareciera que la necesidad de repetirlo hasta el cansancio fuera imperiosa, pero también parece que lo necesitaramos. ¿Cuanto de cierto hay en eso de que todos necesitamos que nos amen? ¿Cuanto de verdad en aquello que ofrece la vida como lo mas preciado? Y la luz del día que vuelve a abrirse paso, y Preciosa se levanta para ir a la escuela, ella no, ella no debe bajar los brazos nunca. Ella cree que nadie la ama, que nadie ha hecho nada por ella. No sabe cuanto amor la rodea, en sus brazos, al salir a la calle. Al encontrarse con la maestra, o con Mogo y Abdul.

Mientras tanto, las historias se suceden y las palabras se amontonan para poder tener el lujo de retratar tan desolador panorama y convertirlo en un mañana lleno de esperanza.

Precious no habrá ganado la estatuilla a mejor película, pero sin dudas ya gano el corazón de quienes luchan día a día por no bajar los brazos.

La vida es Preciosa.

George Blanco

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cine

Una respuesta a “Todo es un regalo del universo

  1. Pao G

    Mañana la veo… por fin!
    Y ya mismo empiezo a buscar el libro, después de leerlo y ver la peli te cuento qué me pareció la adaptación. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s