Sin invicto

El principio de la película es lento, suave y una especie de aire cansino se traduce a lo largo de toda la cinta. ¿Un ritmo casi anciano para una historia de rugby? Si. Porque la historia acompasa al estilo de Nelson Mandela (Morgan Freeman). Que con mas de 70 años llegó a la presidencia de Sudáfrica tras pasar 25 en la cárcel. El desafío que intentará es motivar a que la selección nacional, capitaneada por Françoise Pienaar (Matt Damon inflado), sea campeón en el Mundial de Rugby Sudáfrica 1995, y así tras un logro deportivo unificar a blancos y negros.
Grandes secuencias de los partidos. Grandes locuciones de Freeman, y mínimos pero excelentes reflejos de los que fue la vida del líder que logró eliminar la segregación en su país. Pero claro, retratar grandes personalidades es muy difícil. Casi tan imposible como creer que un partido de rugby solucionen siglos de discriminación y matanzas. Aunque, si no quieres/puedes leer El Factor Humano de John Carlin (libro que inspiró a Clint) es suficiente que veas la película y conozcas desde un episodio particular, la gran historia de Nelson Mandela. Tenacidad, fortaleza espiritual y una gran capacidad de perdón político son virtudes que a Freeman no le cuestan mostrar de Madiba (así llaman sus colaboradores a Mandela). Eastwood demora en arrojar datos y tras haber leído el libro se queda en un par de imágenes que parecen mas una propaganda de Coca Cola que una reflexión acerca del perdón y la no discriminación.

Algunos dicen que a Clint Eastwood no le quedan muchas películas por dirigir. Tiene 79 años y una larga trayectoria como Actor que a su vez a coronado con una serie de películas excelentes como Director. Actuando se lo podría definir tan solo viendo su cara en Harry el sucio o catalogarlo como el Bueno, el Malo o porque no el Feo. Como Director se ha ocupado de contar historias que representan el sentimiento que el considera necesario para hacer un aporte a la consciencia de su país. Un nexo entre los elementos de su filmografía podría ser la “superación”. Invictus pierde fuerza en relación a sus anteriores películas porque la superación de Mandela no está relatada como cuestión principal y el logro de los Springbooks no llena la película.

Buenas imágenes, secuencias de rugby excelentemente logradas y actuaciones moderadas hacen de Invictus una buena historia en una película modesta.

Maxi Tell

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s